El Telegraph dice que España es insolvente

Hace cosa de un mes, un prestigioso analista económico que además es editor adjunto del Daily Telegraph, Jeremy Warner, publicó un artículo en este periódico donde decía que España (así, como país, a lo grande) es “oficialmente insolvente” basándose en las predicciones que elabora periódicamente el Fondo Monetario Internacional (FMI). La cosa levantó bastante revuelo (el FMI lo negó, en muchos blogs hablaron del tema y ABC volvió a hacer patria con la opinión de varios expertos) y como quiera que últimamente sigue rondando por las redes sociales, me decidí a traducir el artículo íntegro para averiguar de qué iba el tema. Aquí lo tenéis por si queréis echarle un vistazo:

España es oficialmente insolvente: saquen su dinero de ahí mientras puedan

No me había dado cuenta de esto hasta que alguien me llamó la atención sobre el tema, pero resulta que el último informe Monitor Fiscal del FMI, publicado el mes pasado, está tan cerca de declarar a España insolvente como probablemente se vaya a hacer nunca en un análisis oficial de este tipo. Por supuesto, no es que diga eso tal cual. El FMI es demasiado diplomático para usar ese lenguaje. Pero ésos son lisa y llanamente sus últimos pronósticos, que al menos aportan algo de realismo en lugar de consistir en la habitual dosis de voluntarismo.

Tomemos en primer lugar la previsión de déficit. Se espera que este año baje de manera bastante abrupta hasta el 6,6 por ciento del PIB, pero esto es sobre todo porque el coste del rescate al sector bancario pesó demasiado sobre el presupuesto del año pasado. Si eliminamos este factor añadido, el déficit subyacente ha experimentado un descenso mínimo. Y tampoco parece muy probable que lo haga con el conjunto de políticas que se están adoptando, ya que ahí es donde se espera que se mantenga el déficit hasta el final del horizonte pronosticado por el FMI en 2018.

El próximo año se espera un déficit del 6,9 por ciento, al año siguiente del 6,6 por ciento, y lo mismo a partir de ahí con muy pocas variaciones. Recuerden, todas estas proyecciones se elaboran según lo que sabemos hasta ahora sobre las políticas adoptadas, así que incluyen el último paquete de medidas de austeridad anunciadas por el gobierno español.

La situación parece todavía peor si nos basamos en las predicciones cíclicas. Lo que algunas veces se ha dado en llamar “déficit estructural”, o sea, la parte que un gobierno toma prestado y que sigue debiendo incluso después de que la economía vuelva a crecer (si es que alguna vez lo hace), de hecho va a peor, desde un esperado 4,2 por ciento del PIB este año a un 5,7 por ciento en 2018. Para ese año, España tendrá de lejos el peor déficit estructural de todas las economías desarrolladas, incluyendo otros conocidos casos perdidos como Reino Unido o Estados Unidos.

¿Qué ocurre si se sigue pidiendo prestado a esos tipos de interés año tras año? El nivel global de endeudamiento se dispara, evidentemente, y eso es lo que ocurrirá en España, donde la deuda del Gobierno central se prevé que suba del 84,1 por ciento del PIB durante el año pasado hasta el 110,6% en 2018. Ninguna otra economía desarrollada tiene en perspectiva un empeoramiento tan dramático. Y la tragedia es que España está haciendo progresos relativamente buenos a la hora de mejorar el “saldo primario”, esto es, el déficit sin los costes de servicio de la deuda.

Lo que se espera que ocurra es básicamente lo mismo que sucede en todas las quiebras. Al final tienes que pedir prestado más dinero solamente para pagar el interés de tu deuda existente. El pacto fiscal requiere que los países de la eurozona reduzcan sus déficits hasta el 3 por ciento al final de este año, aunque a España –entre otros- le concedieron hace poco una ampliación del plazo. Pero con estas cifras no hay la más mínima posibilidad de conseguir este objetivo sin medidas de austeridad más duras, algo que si se intentara sería probablemente contraproducente. En cualquier caso, parece dudoso que una economía donde el desempleo supera casi el 25 por ciento pudiera soportar mucho más.

En el pasado, al FMI se le acusó de ser demasiado optimista sobre España, tanto en sus predicciones sobre crecimiento como sobre sus finanzas públicas, así que es posible que ahora esté cometiendo el error contrario y siendo excesivamente pesimista. De todas formas, lo dudo. España está persiguiendo su propia cola en una espiral hacia la nada deflacionaria.

(Traducción propia del texto de Jeremy Warner. Todos los derechos pertenecen al autor y a la fuente original del texto, The Daily Telegraph.)

Anuncios

2 thoughts on “El Telegraph dice que España es insolvente

  1. No me parece ninguna barbaridad lo que se comenta en el artículo. No hace falta ser economista para entender que si tu mayor esfuerzo presupuestario lo tienes que dedicar a pagar deuda y para ello tienes que endeudarte más, llegará un momento que no la podrás pagar, y además habrás dejado al país sumido en la miseria. Lo que me parece inconcebible es que las cabezas “pensantes” todavía no se hayan dado cuenta de ello. Ahora el FMI reconoce con la boca pequeña que se pasaron tres pueblos con Grecia… ¿Necesitamos más ejemplos para vaticinar nuestro futuro?

    1. Desde luego. Aunque no puedo evitar sentir una pequeña incomodidad: ¿serán este tipo de artículos la leña que necesitan nuestros conspicuos gobernantes para seguir alimentando la locomotora de los recortes (perdón, ajustes)?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s