El mierder mail

Hoy os voy a hablar del mierder mail. Ya, ya sé que lo del naming no es lo mío, pero me parece un buen nombre para un tipo de correo electrónico distinto del correo deseado y del spam.

Todos recibimos diariamente mensajes de correo basura que normalmente borramos sin más y que a veces incluso vienen con “sorpresa”: algún troyano que a poco que nos descuidemos empieza a reenviar cariñosos correos (eso sí, casi siempre en inglés) a nuestros contactos invitándoles a comprar Viagra, a ver las fotos de nuestro último viaje o a hacerse ricos con un simple clic de ratón.

Por otra parte, recibimos mensajes de personas que conocemos, de empresas a las que hemos autorizado para que nos envíen información relevante, de tipo personal o profesional. Hasta aquí, todo bien: conocido y controlable.

Pero últimamente crece como la espuma un fenómeno que a mí me ha dado por llamar mierder mail. Son correos que, de entrada, sí queremos recibir porque así lo hemos pedido, pero que a la larga acaban apareciendo como el peor spam. Porque no son fáciles de reconocer como tal a simple vista, y nos hacen perder más tiempo que otra cosa. En mi caso, cada mañana al abrir mi bandeja de correo me encuentro al menos una decena de estos mensajes. Y cuando mi pareja me pregunta si tengo algún correo interesante siempre le respondo: “No, sólo correos mierder“.

Mierder mail

Pongamos un ejemplo. Una persona está buscando trabajo, y para ello tiene varias cuentas en sendos portales de empleo. Tiene configuradas alertas para recibir correos electrónicos en el momento en que algún anuncio coincida con sus criterios de búsqueda: un buen sistema. El problema empieza cuando los mensajes que llegan empiezan a ser extrañamente repetitivos. El jueves recibe la misma oferta que el lunes, que ya comprobó y rechazó por no ajustarse a su perfil; y se la siguen enviando de forma más o menos periódica durante más de dos meses.

Al final, no tiene otro remedio que llegar a la conclusión de que dicha oferta es ficticia, poco más que un gancho que sirve para que el portal en cuestión le envíe dos o tres correos semanales. Que, dicho sea de paso, además de la oferta de marras incluyen otros enlaces a cursos, másteres y servicios complementarios. ¿Resultado? Un spam de libro, camuflado en un correo que tú mismo has solicitado recibir.

Decía antes que estos correos nos hacen perder el tiempo y no son fáciles de reconocer como no deseados. En mi caso, porque hasta que no los abro no sé si verdaderamente contienen información relevante o son una andanada más de anuncios encubiertos; y porque dejar de recibirlos no es siempre una opción válida ya que en ocasiones sí me aportan información interesante, pistas, nombres de empresas, etc.

Así que aquí os dejo algunos consejos para bregar con este tema:

  • Crear filtros lo más específicos posibles para desviar estos mensajes a carpetas secundarias. Así podréis seguir consultándolos pero no os “ensuciarán” la bandeja de entrada principal. Los principales proveedores de correo ofrecen esta posibilidad, como Gmail, Yahoo!Hotmail (ahora Outlook), así como la mayoría de clientes de correo, tipo Thunderbird.
  • Tener una cuenta de mierder mail, creada específicamente para suscribirnos a este tipo de servicios y que no usemos para mensajes personales o profesionales.
  • Usar el sentido común. Suscribirse sólo a listas de correo y servicios de alerta de páginas con una cierta trayectoria o con aspecto profesional. Por mucho que nos llame la atención esa web que compara precios y encuentra chollos online, si su diseño web o su dominio nos dan pistas contradictorias o directamente sospechosas, mejor no suscribirse (ni siquiera con nuestra cuenta mierder).
  • Si recibimos mensajes sin utilidad y llenos de publicidad de forma constante es mejor darse de baja del servicio por mucho que a veces saquemos algo útil. Si la proporción es de 9 a 1 probablemente no merezca la pena.
Imagen de cabecera: Rupert Ganzer
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s