Anatomía de un post viral

(Ésta es la traducción de un post original de +Mike Allton en The Social Media Hat. Mike es consultor de medios sociales, y en este artículo hace un completo recorrido por la trayectoria de uno de sus posts de mayor repercusión, en este caso a través de Google+. Creo que es un excelente ejemplo para conocer cómo funcionan los mecanismos de difusión en los medios sociales y por eso os dejo la traducción al castellano; todas las imágenes utilizadas son las del post de Mike. Podéis consultar el artículo original aquí.)

El lunes 1 de julio conseguí mi artículo más viral hasta la fecha. Todo comenzó el viernes anterior. Por alguna razón inexplicable, no podía dormir ni relajarme, así que en lugar de tumbarme a ver la televisión regresé a mi oficina alrededor de las 10 de la noche. No tenía la intención de bloguear nada, pero cuando eché un vistazo a mis novedades en Google+ vi un artículo de un desarrollador de Google sobre sus nuevas insignias. Cuando lo ojeé decidí crear un artículo explicando qué eran las nuevas insignias y cómo conseguirlas. Crearlo me llevó alrededor de una hora, y el plan era compartirlo el sábado por la mañana.

Después de terminar el grueso de la redacción y darle vueltas a algunos de los aspectos técnicos del artículo por la mañana (usé algunos scripts incrustados para mostrar las nuevas insignias), empecé a pensar en otro tema totalmente diferente. Alguien acababa de postear en Google+ y me enviaron una notificación. No les conocía, nunca había pedido que me notificaran sus actualizaciones, y aun así lo hicieron de todas formas. Se me ocurrió que mucha gente hace eso, y cometen otros errores, de forma totalmente accidental. No tratan de ser más que nadie, sólo lo hacen por ignorancia.

Así que me puse a escribir “Cómo no usar Google+”. Planteé nueve cosas que la gente hace y que suele molestar a otros, en mayor o menor medida.

Como suele pasar, si consigues hacer una enumeración y tienes un borrador de tu lista desde el principio, el artículo se escribe prácticamente solo. Así ocurrió también esta vez. Había creado una nueva nota en Evernote para el artículo con estas normas de las que algunas personas no son conscientes, y después la completé con ese comportamiento incorrecto y cómo evitar ese fallo.

Revisemos algunas de las características de este artículo:

  • Trataba sobre Google+
  • Proporcionaba información útil
  • Tenía un título único y sugestivo
  • Lo escribí aproximadamente en 30 minutos

Una vez terminado por esa noche, lo cerré y no repasé nada hasta el lunes por la mañana.

Volvamos a la mañana del día 1. Al ser el primer día del mes y además lunes, tenía un montón de cosas pendientes. Como este artículo todavía necesitaba algunas correcciones y mejores, decidí reservarlo y no compartirlo. Además, ya sé que los lunes por la mañana y los viernes por la tarde son malos momentos para compartir contenido nuevo. En lugar de hacerlo, publiqué una infografía que me habían pedido.

Hasta después de comer no tuve tiempo para investigar y terminar este artículo, así que no se publicó hasta la 1:30 del mediodía (CST) y no se compartió en Google+ hasta las 2. Ahí empezó la fiesta.

Google+

Cuando lo compartí en Google+ ocurrieron varias cosas.

Primero, me aseguré de que el artículo fuese lo más perfecto posible. Además de la previsualización del enlace, siempre incluyo un Título, Comentario, Etiquetas y una Pregunta para Debatir. En este caso, también puse especial cuidado con los gráficos que quería usar. Había encontrado una imagen de unos cimientos desmoronados para usar en el post del blog, pero de hecho NO hacía ninguna mención a la metáfora de los cimientos en el propio artículo. La guardé para mi actualización en Google+ y me inspiré en ella para mi comentario.

Google post

Segundo, antes de compartir el artículo, suelo editar la opción de Audiencia para incluir al Público en general y a mi Círculo de Notificaciones del Blog. Es un círculo compuesto de gente que específicamente ha solicitado ser notificada cuando comparto contenido nuevo. Actualmente hay más de cien personas en el círculo, y suelo marcar la casilla para enviar una notificación, de manera que tan pronto como la comparto, la actualización se publica en las novedades y toda esta gente recibe una llamada de Mr. Jingle.

Tercero, para mis artículos más importantes capturo la URL del post y la llevo a Empire Avenue para crear una Misión. En esta red puedes crear misiones en las que pides a la gente que te ayude de diferentes formas. En mi caso, pido a entre 10 y 20 amigos que compartan mi actualización de Google+. A menudo dejan comentarios y dan +1 a la actualización, pero lo que de verdad me interesa es que compartan. Os digo por qué en un momento.

Cuando los usuarios influyentes comparten

Así que gracias a mi círculo de Notificaciones del Blog uno de mis amigos y colegas en Google+, +Dustin W. Stout, vio el post y le gustó tanto que decidió compartirlo. Para ser exactos, Dustin hizo algo estupendo. No sólo compartió el post tal cual, sino que decidió crear su propia actualización desde mi artículo, en vez de simplemente compartir mi actualización en Google+. Al hacer eso, creó su propio enlace acortado en bit.ly que le permitió rastrear cuántas veces se había hecho clic en ese enlace. Entre la actividad de su post y la monitorización de los clics a su enlace, Dustin estaba a punto de tener un día ajetreado.

Google post Dustin

En una hora, tanto la de Dustin como mi actualización original se convirtieron en tendencia en Google+.

La segunda compartición importante que se produjo vino de +Vic Gundotra. Vic es Vicepresidente Sénior de Ingeniería en Google. Básicamente, es el jefe de proyecto en Google+. Vio la actualización de Dustin y la compartió, añadiendo: “Estupendos consejos que merece la pena leer. Evidentes para casi todos”.

Google post Vic

Temas recomendados

Como resultado de todo esto, este post tenía tres entradas en la pestaña de Temas Recomendados de Google+: la mía, la de Dustin y la de Vic. Los Temas Recomendados incluyen actualizaciones que Google+ considera interesantes o relevantes, y se muestran en las novedades de los usuarios, independientemente de que te sigan o no. Por tanto, llegar a los Temas Recomendados es algo importante cuando estás intentando dar más visibilidad a tu contenido. Conseguir colocar el mismo post en los Temas Recomendados a través de tres personas diferentes es bastante notable.

Para que una actualización llegue ahí se necesitan una serie de requisitos: tener +1, comentarios y comparticiones. A esto nos referimos cuando hablamos de “anotaciones sociales”, por orden creciente de importancia. Es decir, el número de anotaciones es importante, pero también el ritmo. Mientras más rápido se producen, más probabilidades hay de que la actualización se coloque en los Temas Recomendados. Otros factores como el autor, el tema y el historial de actualizaciones del usuario también parecen influir. Los rápidos +1 provenientes de mi lista de Notificaciones del Blog y las comparticiones inmediatas por parte de usuarios influyentes llevaron a estas actualizaciones a ser recomendadas y convertirse en virales.

Cada uno de estos hechos produjo una gran actividad e interés por el artículo en estas tres actualizaciones, y también en otras cuantas. Como puedes ver en el diagrama de Ecos de Google+, +Mark Traphagen se unió a Dustin, Vic y yo mismo al generar un gran y rápido número de comparticiones, con la actualización de Dustin generando más compromiso (engagement) que ninguno de nosotros.

GooglePostRipples

Si nunca le has echado un vistazo a Ecos, merece la pena aprender cómo funciona, sobre todo si quieres averiguar cómo se extiende un post como éste. Sólo tienes que ir a tu actualización de Google+, hacer clic el menú situado en la esquina superior derecha y seleccionar “Ecos”. Google+ te mostrará cada compartición de esa URL, de forma que aunque Mark vaya a mi artículo en el blog y lo comparta por sí mismo, le podré seguir el rastro. De hecho, todos esos pequeños círculos entre los más grandes son casos en los que alguien compartió el artículo en Google+ directamente desde el blog. Si quieres aprender más sobre cómo usar Ecos, haz clic aquí.

Cifras

Esta actualización en concreto siguió haciéndose fuerte durante 24 horas. La mayor parte del debate y las comparticiones se generaron en las primeras 12 horas, pero el tráfico continuó aumentando. Al final del segundo día, éstas eran las cifras para ese artículo:

  • Impresiones totales: 16.099
  • Tiempo medio de permanencia en la página: 6:45
  • Número de +1: 3.372
  • Comparticiones en Google+: 523
  • Comentarios en la web: 67

También habría que señalar que el artículo se volvió muy popular en Twitter, con más de 300 tuits y muchos más retuits.

Conclusiones

Estas cifras puede que no alcancen los niveles de popularidad de los vídeos en YouTube, pero aun así son bastante impresionantes para muchas empresas, y representaron el mayor número de visitas totales para The Social Media Hat en sus nueve meses de existencia. ¿Qué podemos aprender de todo esto?

  1. Crea buen contenido que la gente aprecie
  2. Fomenta los vínculos sólidos con colegas y usuarios influyentes
  3. Presta atención a detalles como el formato y el horario

Por supuesto, aunque siempre hagas todo esto no garantizas que tu publicación se convierta en viral, ni siquiera que llegue a Tendencias Recomendadas. Sin embargo, si haces todo esto regularmente, tienes muchas más posibilidades de que tu contenido empiece a compartirse de repente y se debata por todo Google+.

Imagen de cabecera: Yoel Ben-Avraham 
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s