“Doctor Sleep”: una reseña

Vaya por delante que no escribo reseñas. No me considero crítica literaria, a pesar de la gran cantidad de libros que pueda leer a lo largo de un año (algo que no tiene más mérito que mi velocidad lectora, y cuya penitencia pago en forma de olvido rápido de los detalles de la trama), porque creo que para ese género periodístico hace falta algo más que un bagaje de lecturas. Hace falta un conocimiento amplio e ilustrado de autores y tendencias; hace falta una visión aguda y clara que vaya más allá del mero disfrute como lector; hace falta una honestidad a prueba de bombas que te dé el callo necesario para poner a caer de un burro a tu autor favorito si así lo merece, o para (leer y) elogiar al que más grima te dé.

Por eso, esta reseña que hoy publico es fruto del esfuerzo continuado de mi pareja, que ha insistido pertinaz en que la escribiera y, por supuesto, en que después la publicara. Espero que tanto él como vosotros sepáis disculpar mi torpeza al adentrarme en un terreno que tal vez no me incumba.

===============================

Soy fan de Stephen King. Formo parte de esa gran legión de lectores constantes que durante décadas leemos y esperamos sus obras como agua de mayo para nuestra ajetreada agenda literaria. Y siempre he pensado que hay un antes y un después en su carrera como escritor, un punto de inflexión marcado no por su abandono del alcohol y las drogas allá por el final de los años 80, sino por el grave accidente que casi le cuesta la vida en 1999. En mi opinión, las primeras obras que siguieron a este suceso (“Buick 8“, “El cazador de sueños” y “Cell“) no llegan a la altura del mejor King que conocemos. Sus personajes no atrapan, sus historias no se te agarran a la entraña de la misma forma; puede que el escritor estuviera incómodo, todavía no del todo repuesto de sus heridas, y tratando de encontrar de nuevo la mejor forma de ponerse a trabajar.

Las que llegaron después, “La historia de Lisey” y “Duma Key” empiezan a dar la sensación de que poco a poco King va sintiéndose más cómodo y recuperando su antiguo toque. Y además sus historias se enriquecen con elementos desquiciantes y extraños para el lector (más aún que antes) como desdoblamientos y universos paralelos –lo que es una constante habitual y vertebradora de su obra (no olvidemos la saga de “La Torre Oscura” que escribió durante treinta años).

En “La cúpula” recupera el gusto por las historias sencillas, el bien contra el mal y los personajes carismáticos y malignos que no te dejan resquicio a la más mínima compasión. Es un entretenimiento que se lee rápido pero pese a todo no deja la misma huella que otra novela hermana: “Apocalipsis“.

Después llegó “22/11/63“. Toda una historia. Un libro de esos que gustan de principio a fin, en el que sufres por y ríes con sus protagonistas; cuando lo cierras sabes que echarás de menos a Jake y Sadie.

Ahora, tras el divertimento de “Joyland“, un relato largo que deja poca huella, King se descuelga con nada más y nada menos que una secuela de “El resplandor“, uno de sus libros más recordados y espeluznantes. En 2009 el escritor norteamericano lanzó una encuesta en su web oficial para preguntar a sus lectores constantes qué proyecto preferían que afrontara: una nueva novela ambientada en el mundo de La Torre Oscura (lo que luego fue “El viento a través de la cerradura“) o la secuela de “El resplandor” con Danny Torrance como protagonista. Ganó ésta última por sólo 49 votos, y lo cierto es que a pesar de todo el primer proyecto terminó viendo la luz antes que el ganador, ya que King tardó mucho menos en completarlo.

DoctorSleep_limited_1280x800

En “Doctor Sleep“, que se publicó ayer en España, descubriremos qué fue de Danny Torrance, el hijo del lunático guardés del Overlook que lo perdió todo a manos de sus propios demonios y del maléfico influjo de un lugar maldito. Tiene poco más de 30 años y, a pesar de todo lo que ocurrió cuando sólo tenía 8, Dan Torrance no ha podido evitar cometer algunos de los errores de su padre. Su llegada al pueblo de Frazier dará el vuelco a su vida que estaba necesitando y le pondrá de nuevo en la senda de su destino; aprenderá a enmendar su vida, trabajará en un hospicio donde su especial talento ayudará a los residentes a realizar el tránsito hacia la otra vida y se pondrá en contacto con una joven tan especial como él mismo lo fue años atrás. (Por cierto, el escritor se inspiró en la historia real de Óscar para darle a Danny un compañero de trabajo en sus turnos en la Casa Helen Rivington.)

Doctor Sleep” tiene lo mejor del mejor King: un dramatis personae cuyas andanzas en un escenario vívido y cercano no dejan respiro al lector, quien parece estar asistiendo a una película muy bien guionizada. Rose The Hat, la líder de un grupo de seres sin alma que se hacen llamar The True Knot (El Nudo Verdadero), es el villano perfecto: malvada hasta decir basta, es una antagonista estupenda para nuestra protagonista, la joven Abra que sin embargo dista mucho de ser perfecta.

Tenemos sangre, crueldad, horror; tenemos culpa y redención; y tenemos una digna continuación para la historia de aquel Danny Torrance que ya nos encogió el corazón décadas atrás.

Anuncios

4 thoughts on ““Doctor Sleep”: una reseña

  1. Pues es una reseña bastante buena… Si los lectores no podemos hacer reseñas de lo que leemos nos convertimos en una especie de vertedero inanimado de libros… Yo me animo mucho a hacerlo cuando leo lo que escriben los críticos: ¿acaso voy a hacerlo peor?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s