Periodismo

Extractos de artículos publicados entre 2006 y 2011 en el semanario La Crónica y la revista cultural CNM Magazine:

«Pan para hoy y hambre para mañana. Este refrán tradicional puede resumir lo que hasta hace muy poco no se ponía en cuestión: una agricultura intensiva, basada sólo en la productividad, que no paraba mientes en los productos ni las técnicas utilizados para conseguir esos resultados. Hoy día podría decirse que estamos asistiendo a una nueva revolución agrícola: aquella que nos habla de sostenibilidad, recursos renovables, salud y calidad sin por ello tener que olvidar la rentabilidad de los cultivos. La agricultura ecológica ha llegado para quedarse, y cada vez son más los productores y consumidores convencidos de que es el camino adecuado de cara al futuro». (La revolución verde. Abril 2008).

«Se fue rodeado de familiares, en la tranquilidad de su hogar, como y cuando él quiso. Y lo despidieron todos, amigos y admiradores, compañeros y discípulos, en una mañana otoñal pero cálida. Llegó su féretro poco antes del mediodía a la iglesia de San José de las Descalzas, y repicaron las campanas. Salió a recibirle el sacerdote, le regaló su bendición, y poco después de entrar en el templo acompañado por todos los asistentes, una leve llovizna comenzó a caer sobre la iglesia mientras apenas unos metros más allá el cielo aparecía despejado y se dejaban ver, tenaces, los rayos del sol». (Adiós al poeta. Noviembre 2006).

«”A mí me salvó la mirada de mi hija”. La historia de C. es, desgraciadamente, una de tantas aunque no por ello deja indiferente. Más de 30 años de malos tratos dan para mucho, para escuchar con respeto la historia de una mujer por encima de todo fuerte que ha salido de ese agujero y que hoy muestra su alegría en cada gesto y cada sonrisa. Y ríe mucho». (Cómo romper el círculo de la violencia machista. Noviembre 2010).

«El flamenco bueno, el de verdad, el que no hace concesiones a la galería ni a las fórmulas radiofónicas o de la industria discográfica, no siempre es fácil de encontrar. De por sí es un arte misterioso. Más allá del duende, y de ese “algo” que distingue a los grandes y que hace erizar el vello cuando se les ve actuar, el misterio del flamenco se remonta a sus mismos orígenes». (Flamenco por derecho. Septiembre 2006).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s